“No lo cojas que se acostumbra.”


El verano es tiempo de familia, de amigos y de compartir conocimientos, vivencias, ilusiones y experiencias, y cuando te conviertes en papi o mami por primera vez, muchas personas que te quieren y que saben lo duro que es querrán apoyarte y en ocasiones su mejor forma de darte ese cariño y apoyo es con frases y consejos sobre la crianza.

Muchos padres me preguntan preocupados entre pasillos si es bueno que con dos años el niño duerma con ellos o si lo cogen mucho en brazos después se acostumbrará… Aunque no todos entienden muy bien en qué consiste ese “acostumbrará”, en la mayoría de estas preguntas de base está a criar un hijo dependiente.

Pues bien, para que una persona sea dependiente en cualquier faceta de su vida lo primero que debe haber es inestabilidad e inconsistencia. Por ejemplo a nivel económico: si no percibo ingresos de ningún tipo dependo de los demás para vivir, estoy a la voluntad de los demás por lo que unos días podré comer y otros no, si yo tengo ingresos, dependo de mi mismo hay una consistencia, con los ingresos que tengo podré comer, soy independiente.

¿Cómo llevar esto al plano emocional?

La vida del ser humano es un aprendizaje variable, al principio todo es nuevo y se aprenden muchas cosas y nuestro cerebro está preparado para ello, conforme vamos creciendo ya a ciertas edades sólo incorporamos ciertas cosas a nuestros conceptos ya adquiridos.

Para que una persona sea dependiente en cualquier faceta de su vida lo primero que debe haber es inestabilidad e inconsistencia.

A nivel emocional pasa igual, al principio el niño puede aprender dos cosas (simplificando): que si se siente mal y llora sus padres lo atenderán y calmarán o que da igual cuan mal se sienta y lo que llore porque no lo van a atender haga lo que haga, esto último es lo que crea la dependencia.

Un ejemplo: un bebé se siente solo y se asusta por lo que llora, sus padres van a ver qué le pasa (el cómo ir da para otra publicación), el niño aprende que si está asustado y lo dice sus padres le atenderán. Otro bebé se siente solo y se asusta por lo que llora, sus padres no van (ni le hablan, ni se hacen presentes en la habitación, ni nada) el niño dejará de llorar porque aprenderá que da igual lo que haga no van a atenderle por lo que él comunique, s

i no que depende de la voluntad de los padres.

“Un niño no se hace dependiente porque lo cojas mucho o poco, un niño se hace dependiente cuando no obtiene respuestas de su entorno.”