La mesa de la paz.


¿Qué es la mesa de la paz?

La mesa de la paz es una herramienta basada en la pedagogía Montessori para gestionar conflictos, estos conflictos son de dos tipos:mesa de la paz

  • Internos: cuando nos sentimos frustrados, nerviosos, tristes o enfadados, y estas emociones no están provocadas por otras personas, sino por alguna circunstancia o por nosotros mismos. En ese caso se puede utilizar la mesa de la paz para tomarse el tiempo necesario para identificar cómo nos sentimos y serenarnos.

 

  • Externos:cuando dos personas tienen un conflicto entre ellos. En ese caso ambos van a la mesa de la paz para resolver el conflicto, cuando ambas se sientan preparadas para ello (en caso de niños muy pequeños puede ser necesaria la intervención de otra persona, pero lo ideal es que el conflicto lo resuelvan los implicados por sí solos).

 

¿Cómo se presenta?

Este punto, va a depender mucho de la edad de los niños y del ritmo evolutivo que tengan, si son muy pequeños (tres años), sería bueno que vieran la mesa ya con los elementos, para niños tan pequeños tenemos que tener en cuenta vamos a tener que guiarles y orientarles a ir a la mesa de la paz, y quedarnos con ellos enseñándoles a usar los diferentes elementos cuando se enfaden o se sientan inquietos.

En cualquier caso, se les propone hacer una mesa de la paz, podéis buscar o comprar los elementos que necesitéis juntos, así ellos se verán partícipes de la mesa, hacerlo algo suyo los motiva intrínsecamente.

Una vez que se pone la mesa de la paz, se les explica (en un momento en que los niños se encuentren bien, tranquilos y contentos, NUNCA durante un enfado) que podemos acudir a ella cuando estamos nerviosos o nos sentimos enfadados, y que cuando alguien está en la mesa de la paz, no se le puede molestar.  Es la persona de la mesa de la paz la que tiene que pedir que alguien le acompañe si quiere estar acompañado. Cuando ya han cogido el “truco” a ir solos cuando están enfadados a la mesa de la paz y han practicado estrategias para calmarse, pasamos al siguiente punto, que es usar la mesa para la resolución de conflictos.

Para ello le explicaremos que la mesa de la paz también la podemos utilizar cuando estemos disgustados con otras personas, para ello tenemos que invitarla a sentarse en la mesa y si esa persona accede podremos empezar a hablar por turnos, la persona que tenga el objeto de turno, será quien tenga la palabra y el tiempo estará marcado por el reloj de arena. Para empezar la conversación SIEMPRE se debe empezar diciendo YO ME SIENTO…. Al principio puede que les cueste, depende de si ven a los adultos utilizar esta metodología o no. También es cierto que se puede presentar como un juego y practicar, hacer que nos enfadamos por un tema en concreto y jugar a hacer turnos, es una forma de practicar las reglas y uso de la mesa de la paz con el fin de ir interiorizándolas.

Cuando se resuelva el conflicto o el niño se sienta más calmado, puede hacer sonar la campana para que todos se den cuenta de que el conflicto se ha resuelto o la persona ya no está enfadada.

¿Cómo y cuándo se usa?

Hay que tener muy en cuenta que la mesa de la paz no es el rincón de pensar, sino que es un lugar  dónde tenemos elementos que podemos usar para gestionar nuestra ira y nuestra frustración, y también para gestionar y arreglar conflictos con los demás. Por eso en un principio cuando están empezando a sentir estas emociones, somos los adultos los que tenemos que guiarles con paciencia y calma para que los niños vayan aprendiendo estrategias para resolver los conflictos.

Se puede empezar a usar con niños a partir de 3 años, dependiendo del proceso evolutivo del niño. Con 4 años en adelante es más fácil que interioricen las normas. También es válida para adultos, además es un buen ejemplo para los niños que vean el uso de la mesa de la paz en las personas de referencia.

Se usará en todo momento que el niño quiera, especialmente en aquellos en el que los niños están más nerviosos o se ha producido un conflicto.

 

En la mesa de la paz puede haber multitud de elementos, aunque no se debe sobrecargar, es mejor elegir aquellos que sean más efectivos, sabremos qué elementos son más efectivos con la práctica.

Los elementos básicos son:

 

  • Una mesa: qué sólo será utilizada para este fin, si no tenemos espacio en casa, podemos poner los materiales en una cesta y montar y desmontar la mesa de la paz cuando sea necesario. Tanto la cesta como la mesa han de estar a la altura de los niños.
  • Asientos: se pueden utilizar sillas bajas o una opción divertida y relajante son la de los pufs, deberán haber tantos asientos como participantes del conflicto, y todos los asientos deberán ser iguales, para no crear más conflictos.
  • Reloj de arena: puede haber uno o varios, la duración media ha de ser de 3 minutos, pueden ser de plástico o de cristal, eso no importa. Con el reloj de arena conseguimos establecer turnos para los niños que aún no saben las horas, y que el niño que está esperando sea consciente de que cada vez le queda menos turno de espera, así como el niño que habla vaya gestionando el tiempo de exposición.
  • Una pelota anti estrés: en realidad nos vale cualquier objeto que a los niños les guste. Este objeto permitirá establecer turnos de palabra, quién lo tenga será el que tenga la palabra. Si es anti estrés, le puede permitir al niño ir apretándolo y relajándose, así como cuando está en la mesa de la paz en sotarro de la calmalitario.
  • Un timbre: puede ser una campana o algún elemento que emita algún sonido. Se utilizará para informar al resto de la familia de que el conflicto se ha solucionado, y comunicarlo de forma festiva.
  • Un tarro de la calma: es un tarro con purpurina, la idea es que cuando estamos muy nerviosos es como si agitáramos el tarro de purpurina y la purpurina son nuestras emociones y pensamientos, y cuando dejamos el tarro quieto podemos ver como la purpurina se va relajando y posando suavemente en el tarro. Además resulta muy relajante.
  • Algún cuento sobre emociones que ayuden al niño a describir mejor sus emociones.
  • Alguna herramienta o imagen para ayudarle a respirar de forma tranquila: sobre estos elementos y sus beneficios hablamos en la publicación anterior.

 

Esperamos que os sirvan estas estrategias para mejorar el clima de vuestra familia y acompañar a vuestros hijos en estas emociones.