La elección de una buena escuela infantil.


La elección de escuela infantil es un momento importante en la vida de una familia, no sólo estamos eligiendo un lugar dónde dejar a nuestros hijos durante un período más o menos largo del día, sino que también estamos eligiendo cómo va a ser su introducción en la etapa escolar que formará una parte muy importante en la vida de nuestro hijo o hija.

Para ello vamos a tener en cuenta:

Dejarnos llevar por las sensaciones:

Ver qué sentimos cuando entramos en el centro, si estamos cómodos, si nos da alegría lo que vemos, o si por el contrario sentimos apatía. Las sensaciones que tengamos respecto del centro escolar son muy importantes puesto que son las que transmitiremos a nuestros hijos, y las que ellos percibirán.

Preguntar por los valores educativos.

Ya no tanto el método o la pedagogía, a no ser que estemos buscando algo muy concreto, si no cuáles son las prioridades del centro, hay centros en los que las prioridades son la convivencia y el aprendizaje de normas y hábitos, otras escuelas infantiles tienen como

En mi cole Snoopy

 

prioridad el entretenimiento y cuidados básicos del niño.

Si hay una apuesta fuerte por la comunicación y convivencia entre la familia y el centro, eso se puede ver en si hay  fiestas en las que está invitada la familia , reuniones informativas a los padres, o algo que es poco común como actividades “extraescolares” dedicadas a la familia como un día de padres e hijos.

Profesionales.

Es importante conocer de cuántos profesionales y cuántos niños consta el centro, los educadores deben tener una titulación mínima de grado superior en jardín de infancia y  el número de educadores debe ser igual al número de aulas más uno. Además:

De 0 a 1 año, debe haber un máximo de 8 niños por profesional.

De 1 a 2 años, un máximo de 13 alumnos por profesional.

De 2 a 3 años, un máximo de 20 alumnos por profesional.

Además es importante saber si el centro cuenta con profesionales adscritos al centro y que conocen a los niños del mismo como psicólogos o logopedas. Ya que en caso de orientación, consulta o tratamiento será más fácil hablar con un profesional que ya conoce al niño y que al niño le resulta familiar.15036438_117071352103854_2159435620615401443_n

También es bueno saber si durante el tiempo que va a permanecer nuestro hijo en el centro va a cambiar de profesor muchas veces, puesto que en estas etapas a los niños les cuestan los cambios y más en lo referente a las personas que los cuidan y establecen un vínculo.

Lo ideal, sería que el mismo profesional lo acompañara durante todos los años que esté en la escuela infantil.

Horarios y seguridad.

Conocer el horario de la guardería y cuánto valen las horas extra, para que no hayan imprevistos.

También deberemos de conocer si existe comedor, que en la mayoría de escuelas infantiles ya hay y saber si hay catering o si podemos llevar nosotros la comida de casa.

La seguridad en las aulas es importante, pero también es importante saber cómo está estipulado el tema de la recogida del niño, ¿si va un abuelo sin previo aviso se lo puede llevar? ¿qué pasa en caso de custodias compartidas? Además, de la seguridad física: protectores en las puertas, doble puerta de entrada para que los niños no salgan, acceso de los niños a pomos y pestillos, acceso a enchufes y ventanas, etc.

Todos estos indicadores, nos ayudarán a estar tranquilos y confiados en los profesionales con los que dejamos a nuestros hijos. Y esta tranquilidad se la transmitiremos a nuestros hijos durante el período de adaptación. Tener confianza también favorece la comunicación respecto a las dudas del día a día.